frenalo- metodo gene sharp

La violencia no es tan efectiva  – Gene Sharp

Enseñanza pacífica de FRENA

Mas de 50 años de experiencia en como derrotar dictaduras

“La lucha no-violenta requiere una pérdida del miedo y un mayor control sobre si mismo"

Gene Sharp

EN FRENTE CON FRENA

El Dr. Gene Sharp, quién siendo maestro de la Universidad de Harvard, dedicó su vida a la investigación de – Como derrotar a las DICTADURAS.

Gene, no recomienda de ninguna manera, acciones violentas.

CHAVISMO EN MEXICO

El comunismo no es comunismo según el tiempo que tiene el Dictador en el poder, sino por las decisiones que toma a diario DESTRUYENDO con sus demencias al país. 

Andrés López ha llevado su agenda comunista al pie de la letra, pero mucho mas rápido que Hugo Chávez o Fidel Castro.

Tumbando al dictador

Estrategia-FRENA

TAB 1 GENE SHARP
  • Paso 1
  • Paso 2
  • Paso 3
  • Paso 4
  • Paso 5

Sin miedo 

Tumbando al Dictador (paso por paso)

La caída del Ganso Bolivariano.

TAB 1 GENE SHARP

Gene Sharp, apoyado por investigadores y asociados, describe los principales riesgos de los golpes de estado que se hacen utilizando la violencia y las consecuencias muchas veces fatales del nuevo gobierno golpista.

No recomienda de ninguna manera, acciones violentas.

“Después de consolidar su posición, la nueva camarilla puede resultar más despiadada y más ambiciosa que la anterior”

Por lo tanto, la nueva camarilla —sobre la que quizá se habían fincado las esperanzas— podrá hacer lo que quiera sin preocuparse de la democracia o los derechos humanos.

Esta no es una respuesta satisfactoria al problema de la dictadura.

“…con frecuencia la población sometida no quiere la lucha, y está temporalmente incapacitada para ella, porque no tiene confianza en su propia capacidad de enfrentar la dictadura feroz, y no ve una manera razonable de salvarse por su propio esfuerzo.”

La conclusión es dura: Cuando se quiere echar abajo una dictadura con la mayor efectividad y al menor costo, hay que emprender estas cuatro tareas:

 

  • Se debe fortalecer a la población oprimida en su determinación de luchar, en la confianza en sí misma y en sus aptitudes para resistir;

 

  • Se debe fortalecer a los grupos sociales e instituciones independientes del pueblo oprimido;

 

  • Se debe crear una poderosa fuerza de resistencia interna; y

 

  • Se debe desarrollar un amplio y concienzudo plan estratégico global para la liberación, y ejecutarlo con destreza.

Charles Stewart Parnell, durante la campaña de huelga de los rentatario en Irlanda, 1879—1880, dijo: 

“No vale la pena confiar en el gobierno… Debéis confiar sólo en vuestra propia determinación… 

Ayudaos a vosotros mismos apoyándoos los unos a los otros… Fortaleced a los más débiles de entre vosotros… Agrupaos y organizaos… y ganaréis…” 

“Cuando hayáis madurado las condiciones para que este asunto se resuelva, entonces —y nunca antes de ese momento— se resolverá.”

Confrontada con una fuerza firme y confiada en sí misma, con una estrategia concienzuda y de genuina solidez, la dictadura eventualmente se desmoronará.

Estos cuatro requisitos tendrán que ser de algún modo satisfechos siquiera en un mínimo nivel.

Conseguir la libertad con paz, por supuesto que no es tarea fácil.

Va a requerirse para ello una gran destreza estratégica, organización y planificación.

Sobre todo, requiere poder.

Los demócratas no pueden esperar derribar la dictadura y establecer la libertad política sin la capacidad de ejercer su propio poder en forma eficaz.

¿Pero cómo es posible esto?

¿Qué clase de poder podrá la oposición democrática movilizar para destruir la dictadura y su vasta red militar y policiaca?

La respuesta se encuentra en una comprensión del poder político generalmente ignorada.

Llegar a este conocimiento intrínseco no es tarea demasiado difícil.

Algunas verdades fundamentales son muy sencillas

Sin miedo 

Lee el siguiente paso #2

¿Ya te preguntaste que vas a hacer por los tuyos? 

TAB 1 GENE SHARP

Sin miedo 

La fábula del “amo de los monos” 

¿Fábula o realidad? 

TAB 2 GENE SHARP

Una parábola china del siglo XIV, atribuida a Liu Ji, por ejemplo, destaca muy bien esta interpretación descuidada acerca del poder político: En el estado feudal de Chu, un viejo vivía de tener monos a su servicio. 

Las gentes lo llamaban “ju gong”: el Amo de los Monos.

Todas las mañanas el viejo reunía a todos los monos en su patio y ordenaba al más viejo que condujera a los demás a la montaña a recoger fruta de los árboles y matas. 

La regla era que cada mono tenía que darle al viejo la décima parte de lo que recogiera. 

Los que no lo hacían eran brutalmente azotados. 

Todos los monos sufrían amargamente, pero no se atrevían a protestar.

Un día, un monito les preguntó a los otros; “¿Fue el viejo quien sembró los árboles y las matas?”

Los otros le respondieron: “No; brotaron solos.” 

El monito les dirigió otra pregunta: “¿No podemos nosotros coger la fruta sin permiso del viejo?” 

Los otros replicaron: “Sí, todos podemos hacerlo.” 

El monito siguió: “¿Entonces por qué tenemos que depender del viejo?

¿Por qué tenemos que servirlo?”

Antes que el monito hubiera terminado su discurso todos los monos de pronto se sintieron iluminados, y despertaron. 

Esa misma noche, al observar que el viejo se había quedado dormido, los monos rompieron las barreras del vallado donde se hallaban encerrados, y destruyeron el recinto por completo. 

También se apropiaron de cuanta fruta el viejo tenía guardada y se la llevaron al bosque, y nunca más volvieron. 

Al fin el viejo murió de inanición.

Yu-Li-Zi dice: “Algunos hombres en el mundo gobiernan a su pueblo mediante tretas y no por principios rectos.

¿No son éstos iguales al amo de los monos? 

La gente no se ha dado cuenta de su embrutecimiento. 

“Apenas se les ilumine el conocimiento, las tretas dejarán de funcionar.” 

Sin miedo 

Lee el siguiente paso #3

¿Que vas a hacer tú?

TAB 2 GENE SHARP

Sin miedo 

Los recursos que necesita el poder político.

El mundo de los incautos

TAB 3 GENE SHARP

El principio es sencillo.

Los dictadores requieren la ayuda de los gobernados, sin la cual no pueden ni disponer de las fuentes de poder ni conservarlas.

Entre las fuentes del poder político se encuentran las siguientes:

  • La autoridad – la creencia entre la gente de que el régimen es legítimo, y que tiene el deber moral de obedecerlo; 

 

  • Los recursos humanos – la cantidad e importancia de las personas y grupos que obedecen a los gobernantes, cooperan con ellos o los apoyan; 

 

  • El conocimiento y las destrezas – los que el régimen necesita para llevar a cabo acciones específicas, y que le son suministrados por las personas y grupos que cooperan con él; 

 

  • Los factores intangibles – los factores psicológicos e ideológicos que pueden mover a la gente a obedecer y apoyar a los gobernantes; 

 

  • Los recursos materiales – hasta qué punto controlan los gobernantes la propiedad o tienen acceso a ella, los recursos naturales, el sistema económico y los medios de comunicación y transporte; y 

 

  • Las sanciones-castigos con los que se amenaza, o que se aplican a los desobedientes o a los que no colaboran, para asegurar su sumisión y cooperación, necesarias ambas para que exista el régimen y para que ponga en práctica sus políticas.

 

Con el tiempo, el quitarle los recursos al poder producirá la parálisis y la impotencia del régimen y, en casos muy severos, su desintegración.

El poder de los dictadores se ira muriendo, lenta o rápidamente, de inanición política.

Por lo tanto, el grado de libertad o tiranía que existe bajo cualquier gobierno es en gran medida un reflejo de la relativa determinación de los súbditos de ser libres, y de la voluntad y capacidad de estos de ofrecer resistencia a los esfuerzos que el gobierno haga por esclavizarlos.

El poder totalitario es fuerte sólo si no tiene que ejercerse con mucha frecuencia.

Si el poder totalitario tiene que imponerse sobre toda la población y en todo momento, no es probable que se mantenga vigoroso por mucho tiempo.

Tres de los factores más importantes para determinar hasta qué grado estará o no controlado el poder del gobierno, son:

  • El deseo relativo por parte de la población de imponerle límites al poder del gobierno;

 

  • La fuerza relativa de las organizaciones e instituciones independientes para quitarle colectivamente los recursos que necesita el poder; y

 

  • La relativa capacidad por parte de la población de negarle su consentimiento y apoyo. 

 

Puntos débiles de las dictaduras:

  • Se les puede restringir o negar la cooperación de muchas personas, grupos e instituciones que necesitan para hacer funcionar el sistema. 

 

  • Los requisitos y efectos de las políticas anteriores del régimen, de cierta manera limitan su capacidad presente para adoptar y ejecutar políticas contrarias. 

 

  • El sistema puede convertirse en rutinario en cuanto a su modo de obrar y ser menos apto para ajustarse rápidamente a situaciones nuevas. 

 

  • El personal y los recursos ya destinados para las tareas habituales no estarán fácilmente disponibles para nuevas necesidades. 

 

  • Los subordinados, temerosos de no complacer a sus superiores, pueden no proporcionar todos los detalles de la información que los dictadores necesitan para tomar decisiones. 

 

  • La ideología puede erosionarse; los mitos y símbolos del sistema pueden perder su solidez.

 

  • Si hay una fuerte ideología que influye en la visión de la realidad, una adhesión firme a la misma puede ser causa de desatención de las condiciones y necesidades reales. 

 

  • El deterioro de la competitividad y eficiencia de la burocracia, o los excesivos controles y regulaciones, pueden volver ineficaces las políticas y operaciones del sistema. 

 

  • Los conflictos institucionales internos y las rivalidades y hostilidades personales pueden dañar, o aún interrumpir, las operaciones de la dictadura. 

 

  • Los intelectuales y los estudiantes pueden impacientarse por las condiciones o restricciones o el enfoque doctrinario y la represión. 

 

  • El público en general puede, con el tiempo, volverse apático y hasta hostil al régimen. 

 

  • Las diferencias regionales, de clase o nacionales pueden agudizarse.

 

  • La jerarquía del poder de una dictadura es siempre, hasta cierto punto, inestable y a veces lo es extremadamente; los individuos no permanecen inmutables en sus posiciones y rangos, sino que pueden elevarse o caer a otros niveles, o ser separados por completo y sustituidos por un personal nuevo.

 

  • Sectores de la policía o de las fuerzas militares pueden actuar para lograr sus propios objetivos, aun cuando esto sea contra la voluntad de los dictadores en el poder, y llegar hasta el golpe de estado.

 

  • Si la dictadura es nueva, necesita tiempo para afianzarse bien.

 

  • Como en una dictadura muy pocos toman muchas decisiones, es probable que ocurran errores de juicio, de política o de acción.

 

  • Si el gobierno está buscando evitar estos peligros, y descentraliza los controles y la toma de decisiones, su control de los puntos clave para el poder puede deteriorarse aún más.

 

En todas las etapas del conflicto es necesario mantener un comportamiento intachable en la acción no- violenta.

Factores como el no tener miedo y el mantener la disciplina no-violenta deben estar siempre presentes. 

Es importante tener en cuenta que va a necesitarse un gran número de gente para efectuar grandes cambios.

Esa cantidad de participantes confiables sólo se puede obtener manteniendo el más alto nivel de comportamiento. 

A continuación, mencionamos varios de los efectos democratizadores positivos que tiene la lucha no-violenta:

 

  • La experiencia de aplicar la lucha no-violenta puede hacer que la población confíe más en sí misma, en cuanto a desafiar las amenazas del régimen y la capacidad de éste para la represión violenta.

 

  • La lucha no-violenta entrega las armas de la no cooperación y el desafío, mediante las cuales la población puede resistirse a los controles no democráticos que imponga sobre ella cualquier grupo dictatorial.

 

  • La lucha no-violenta se puede usar para defender la práctica de las libertades democráticas, tales como la de expresión, la prensa libre, las organizaciones independientes y el derecho a reunirse, enfrentándose a controles represivos.

 

  • La lucha no-violenta contribuye en forma importante a la supervivencia, renacimiento y fortalecimiento de los grupos e instituciones independientes de la sociedad, como mencionamos antes. Estas son importantes para la democracia por el valor que tienen para movilizar la capacidad de poder de la población y de imponerle límites al poder efectivo de cualquier dictador en potencia.

 

  • La lucha no-violenta suministra armas mediante las cuales la población logra concentrar su poder contra la acción represiva, policiaca o militar, ejercida por un gobierno dictatorial.

 

  • La lucha no-violenta ofrece métodos mediante los cuales la población y las instituciones independientes pueden, en interés de la democracia, restringirle o negarle los recursos de poder a la minoría gobernante y, por lo tanto, amenazar su capacidad de seguir ejerciendo la dominación. 

Sin miedo 

Lee el siguiente paso #4

¿Ya sabes lo que harás?

TAB 1 GENE SHARP

Sin miedo 

Formulando una gran estrategia

TAB 4 GENE SHARP

Necesidad de la planeación estrategia

Adviértase aquí́ que el objetivo no es simplemente destruir la dictadura en curso, sino establecer un sistema democrático. 

Una gran estrategia que limite su objetivo sólo a destruir la dictadura en boga corre un terrible riesgo de producir otro tirano.

La acción basada en la “idea genial” que alguien haya tenido también es limitada. Lo que se necesita en lugar de eso es la acción basada en un cálculo minucioso de los “siguientes pasos” que hay que dar para derrocar la dictadura. 

Sin un análisis estratégico, los líderes de la resistencia a menudo no sabrán cuál deberá́ ser ese “siguiente paso”, porque no han pensado seriamente en los pasos sucesivos que hay que dar para alcanzar la victoria. 

La creatividad y las ideas brillantes son muy importantes, pero tienen que ser utilizadas para hacer avanzar la causa de las fuerzas democráticas.

El desarrollo de un plan estratégico responsable y efectivo, para una lucha no-violenta, depende de la selección y formulación minuciosa de la gran estrategia, las estrategias de campaña, las tácticas y los métodos.

La lección principal de esta discusión es que para liberarse de una dictadura se requiere un uso calculado de nuestro propio intelecto para planificar cuidadosamente la estrategia. 

La incapacidad de planificar inteligentemente puede contribuir al desastre, mientras que el empleo efectivo de nuestras capacidades intelectuales puede trazar el rumbo de un curso estratégico que juiciosamente utilice nuestros recursos disponibles para impulsar a la sociedad hacia los objetivos de la libertad y la democracia.

Planificando la estrategia

 

Para aumentar las posibilidades de éxito, los líderes de la resistencia necesitaran formular un plan de acción global, capaz de fortalecer a la gente que sufre, debilitar la dictadura, después destruirla, y construir una democracia duradera.

Para poder llevar a cabo tal plan de acción, es necesario hacer un cálculo minucioso de la situación y de las opciones para una acción eficaz. 

En base a un análisis así́ de preciso, se pueden desarrollar tanto la gran estrategia como las de campañas específicas para alcanzar la libertad. 

Aunque relacionados entre sí, el desarrollo de la gran estrategia y el de las estrategias de campaña son dos procesos separados. 

Las estrategias de campaña han de diseñarse para alcanzar y reforzar los objetivos de la gran estrategia.

Toda la planificación estratégica, sin embargo, requiere que los planificadores de la resistencia tengan una profunda comprensión de toda la dinámica del conflicto, y que le presten atención a los factores históricos, gubernamentales, militares, culturales, sociales, políticos, psicológicos, económicos e internacionales inclusive. 

Las estrategias sólo pueden desarrollarse en el contexto de la lucha particular y sus antecedentes. 

Como asunto de primera importancia, los líderes democráticos y planificadores estrategas querrán plantearse los objetivos y la importancia de la causa. 

¿Vale la pena empeñarse en una lucha semejante por esos objetivos? Siesasí,́ ¿porqué?

Es crítico determinar el verdadero propósito de la lucha.

Ya hemos dicho en este trabajo que no basta con derribar la dictadura, o quitar a los dictadores actuales.

El objeto de estas luchas debe ser el establecimiento de una sociedad libre, con un sistema democrático de gobierno. 

La claridad sobre estos puntos influirá en el desarrollo de la gran estrategia y de las subsiguientes estrategias específicas.

En particular, los estrategas tienen que dar respuesta a muchas interrogantes fundamentales como éstas:

  •  ¿Cuáles son los principales obstáculos para lograr la libertad?

  •  ¿Qué factores facilitarían el alcanzarla?

  • ¿Cuáles son los puntos fuertes de la dictadura?

  • ¿Cuáles son las diversas debilidades de la dictadura?

  • ¿Hasta qué punto son vulnerables las fuentes de poder de la dictadura?

  • ¿Cuáles son los puntos fuertes de las fuerzas democráticas y de la población en general?

  • ¿Cuáles son los puntos débiles de las fuerzas democráticas y de la población en general, y cómo puedencorregirse?

  • ¿Cuál es la posición de terceras personas, no inmediatamente involucradas en el conflicto, que están ayudando, o podrían ayudar, bien a la dictadura, bien al movimiento democrático y cómo podrían hacerlo? (Correlación de fuerzas ampliada – posibles alianzas)

Escogiendo los medios

A nivel de gran estrategia, se necesitará que los estrategas escojan el medio de lucha idóneo que ha de emplearse en el conflicto venidero. 

Necesitan evaluar las ventajas y limitaciones de varias técnicas alternativas de lucha, tales como la beligerancia militar convencional, la guerra de guerrillas, el desafío político y otras.

Para llevar a cabo esta selección, los estrategas necesitan considerar interrogantes como las siguientes:

  • ¿Estará́ el tipo de lucha que se escoja dentro del marco de las capacidades de los demócratas?

  • ¿Utilizarán la técnica escogida las fuerzas de la población dominada?

  • ¿Enfoca la técnica escogida las debilidades de la dictadura, o busca golpearla donde está más fuerte?

  • ¿Los medios que se usen ayudarán a los demócratas a cobrar más confianza en sí mismos, o dependerán de terceras personas o de proveedores externos?

  • ¿Qué historial tienen los medios escogidos de haber servido para el derrocamiento de otras dictaduras

  • ¿Producirán un aumento, o una disminución en la cantidad de víctimas y otras pérdidas que podrían ocurrir en el conflicto venidero?

Asumiendo que se vaya a tener éxito en cuanto al derrocamiento de la dictadura, ¿qué efecto tendrían los medios escogidos en el tipo de gobierno que emerja después de la lucha?

Es necesario excluir los tipos de acción que se consideren contraproducentes para el desarrollo de la gran estrategia.

Formulando una gran estrategia

Las siguientes interrogantes, de una manera más especifica que antes, plantearan los considerandos que han de tenerse en cuenta al diseñar una gran estrategia para una lucha mediante el desafío político.

  • ¿Cuál es la mejor manera de empezar una lucha a largo plazo?

  • ¿Cómo podría la población oprimida acumular suficientes fuerzas y confianza en sí misma para desafiar la dictadura, aunque inicialmente sea de manera limitada?

  • ¿Cómo puede aumentarse con el tiempo y la experiencia la capacidad de la población de aplicar la no cooperación y el desafío político?

  • ¿Cuáles deberán ser los objetivos a alcanzar en una serie de campañas limitadas, dirigidas a recuperar el control democrático de la sociedad y a limitar el de la dictadura

  • ¿Quedan aún instituciones independientes que hayan sobrevivido la dictadura y que pueden usarse en la lucha por establecer la libertad?

  • ¿Qué instituciones de la sociedad pueden ser rescatadas del control de los dictadores, o cuales instituciones han de ser creadas de nuevo por los demócratas para satisfacer las necesidades de éstos y para establecer esferas de ejercicio democrático aun cuando la dictadura continúe?

  • ¿Cómo puede desarrollarse la fuerza organizacional en la resistencia?

  • ¿Cómo se puede adiestrar a los participantes?

  • ¿Qué recursos (financieros, materiales, etc.) se requerirán a lo largo de la lucha?

  • ¿Qué tipo de simbolismo será́ el más efectivo para movilizar a la población?

  • ¿Por medio de qué tipo de acción y en qué etapas se verán progresivamente debilitados o eliminados los recursos del poder de los dictadores?

  • ¿Cómo puede la población que resiste persistir en el desafío y a la vez mantener la necesaria disciplina no violenta?

  • ¿Cómo podrá la población satisfacer sus necesidades básicas durante el curso de la lucha?

  • ¿Cómo se podrá mantener el orden social en medio del conflicto?

  • ¿Qué hará la resistencia democrática, a medida que se aproxime la victoria, para seguir construyendo las bases de la sociedad de la post-dictadura y lograr que la transición sea lo menos brusca posible? 

Al planificar las estrategias para las campañas específicas y selectivas de resistencia, y para el desarrollo a largo plazo de la lucha de liberación, los estrategas del desafío político tienen que considerar varios puntos y problemas, entre los cuales se encuentran los siguientes:

  • Determinación de los objetivos específicos de la campaña y de cómo éstos contribuyen a hacer efectiva la gran estrategia;

  • Consideración de los métodos específicos o armas políticas que mejor se puedan emplear para implementar la estrategia escogida.Dentro del plan estratégico integral para una campaña en particular, será necesario determinar qué planes tácticos menores y qué métodos de acción específicos se deben emplear para imponer presiones y restricciones a las fuentes de poder de la dictadura. (Recuérdese que el alcanzar los objetivos mayores vendrá como resultado de haber escogido cuidadosamente, e implementado específicamente, los pasos menores)

  • Determinación de si los asuntos económicos deben relacionarse con la lucha total, que es esencialmente política, y de cómo. Si los asuntos económicos han de ser prominentes en la lucha, hay que cuidar que los malestares económicos de veras podrán remediarse luego de liquidada la dictadura. Si no, la desilusión y el descontento cundirán, a menos que se provean soluciones rápidas durante el periodo de transición a una sociedad democrática. Esa desilusión puede suscitar el ascenso de las fuerza dictatoriales que prometan poner fin a los malestares económicos.

  • Determinación a priori de qué clase de estructura de liderazgo y sistema de comunicaciones funcionaran mejor al comienzo de la lucha de resistencia. ¿Qué medios de tomar decisiones y de comunicación serán posibles durante el curso de la lucha para orientar continuamente a los de la resistencia y a la población en general?

  • Comunicación de las noticias de la resistencia a la población, las fuerzas del dictador y la prensa internacional. Las denuncias e informaciones deben ser rigurosamente veraces. Las exageraciones y las reclamaciones infundadas minan el prestigio de la resistencia.

  • Planes sobre actividades constructivas independientes —económicas, sociales o educativas—que aumenten la confianza de las personas en sí mismas, para que sean capaces de responder a las necesidades de su propia gente durante el conflicto que va a producirse. Tales proyectos pueden ser administrados por personas que no estén directamente involucrados en las actividades de la resistencia.

  • Determinación de qué clase de ayuda exterior es deseable para apoyar una campaña específica o la lucha de liberación en general. ¿Cómo puede la ayuda exterior movilizarse de la mejor manera, y utilizarse, sin hacer depender la lucha interna de factores externos no confiables? Hará falta decidir cuáles de los grupos del exterior son los más apropiados y los más aptos para ayudar, por ejemplo las organizaciones no gubernamentales (movimientos sociales, grupos religiosos o políticos, sindicatos, etc.), los gobiernos y/o las Naciones Unidas y sus diversos cuerpos. 

Es más, los planificadores de la resistencia tendrán que tomar medidas para preservar el orden y planear cómo puede responder la gente a sus propias necesidades durante los procesos de resistencia masiva contra los controles dictatoriales. 

Esta planificación se orienta no sólo a crear estructuras alternativas independientes y democráticas y a responder a las verdaderas necesidades, sino también a reducir la credibilidad del régimen cuando éste declare que es necesaria una represión más severa para poner fin al desorden y la delincuencia. 

En situaciones en que la población se siente impotente y asustada, es importante que las tareas iniciales para el público sean acciones de poco riesgo, que le desarrollen la confianza en sí mismo. 

Esta clase de acciones—tales como vestirse con atuendos diferentes—puede interpretarse públicamente como una opinión disidente y brindar una oportunidad para que el público participe significativamente en un acto de disensión. 

En otros casos, una cuestión no política de relativamente poca importancia (vista superficialmente) como por ejemplo la consecución de un suministro de agua seguro, puede convertirse en un centro de acción grupal. 

Los estrategas deben escoger un asunto cuyos méritos sean ampliamente reconocidos y difíciles de rechazar. 

El alcanzar los objetivos mayores vendrá como resultado de haber escogido cuidadosamente, e implementado específicamente, los pasos menores. 

El éxito en tales campañas limitadas puede ser no sólo corregir malestares específicos, sino convencer a la población de que en verdad tiene potencial para ejercer el poder.

Ciertas acciones simbólicas como la ocupación física del territorio frente al palacio del dictador o de los cuarteles de la policía pueden incurrir en un gran riesgo; por lo tanto, no son recomendables para iniciar una campaña.

Durante la planificación e implementación del desafío político y la no-cooperación, es muy importante prestar atención a todos los defensores y auxiliares de los dictadores, inclusive a su camarilla interna, al partido político, la policía y la burocracia, pero especialmente al ejército.

Los estrategas del desafío deben recordar que va a ser extraordinariamente difícil, si no imposible, desmantelar la dictadura si la policía, la burocracia y las fuerzas armadas se mantienen plenamente leales y obedientes en el cumplimiento de sus órdenes. 

Las estrategias orientadas a subvertir la lealtad de las huestes del dictador deben gozar de una prioridad especial de parte de los planificadores democráticos.

Cambios en la estrategia

Los estrategas del desafío político tienen que estar constantemente evaluando cómo la gran estrategia y las estrategias de campañas específicas se están implementando. 

Desintegrando la dictadura 

Tal como se discute en el Capítulo Tres, la obediencia, la cooperación y la sumisión son esenciales para que un dictador sea poderoso. 

Sin acceso a las fuentes de poder político, el poder del dictador se debilita y finalmente se esfuma. 

El retiro del respaldo es, por lo tanto, la principal acción que se requiere para desintegrar la dictadura. 

Sería útil repasar cómo se pueden afectar las fuentes del poder mediante el desafío político.

La fuente de poder segunda en importancia son los recursos humanos, la cantidad e importancia de las personas y grupos que obedezcan o ayuden a los gobernantes y que cooperen con ellos. 

Si grandes sectores de la población practican la no-cooperación, el régimen realmente se verá en un serio problema.

Si las influencias psicológicas e ideológicas —llamadas factores intangibles— que por lo general inducen a las personas a obedecer y ayudar a los gobernantes, se debilitan o revierten, la población se inclinará más a desobedecer y no-cooperar.

El acceso de los dictadores a los recursos materiales también afecta directamente su poder. 

Se debe involucrar a grandes sectores de la población a todos los niveles de la sociedad. 

Dado un desafío político bien definido y disciplinado durante esta escalada de actividades, es muy probable que la debilidad interna de la dictadura se haga cada vez más evidente.

Los estrategas deben estar conscientes de que en algunas situaciones la caída de la dictadura puede ocurrir extremadamente pronto, como en Alemania del Este en 1989. 

Esto puede ocurrir cuando las fuentes de poder le son masivamente negadas, como resultado de la repulsa de la población entera contra la dictadura. 

Este patrón conductual no es frecuente, y es mejor planificar para una lucha a largo plazo (aunque haya que estar preparado por si ocurre un cambio a corto plazo).

La escalada de la libertad 

En combinación con el desafío político, durante la etapa de la resistencia selectiva, el crecimiento de las instituciones autónomas —sociales, económicas, culturales y políticas—expande progresivamente el “espacio democrático” de la sociedad y contrae el control de la dictadura. 

A medida que las instituciones civiles de la sociedad se fortalecen en relación con la dictadura, entonces, sin importar lo que quieran los dictadores, la población está construyendo de manera creciente una sociedad independiente fuera del control de aquella. 

Con el tiempo, esta combinación de resistencia y construcción de instituciones puede conducir a una libertad de facto. 

El derrumbamiento de la dictadura y la instauración formal de un sistema democrático se hará́ innegable, porque se habrán alterado fundamentalmente las relaciones de poder dentro de la sociedad.

Sin miedo 

!Lee la siguiente palomita #5!

¿Empiezas a ver la luz?

TAB 1 GENE SHARP

Sin miedo 

Manejando el triunfo responsablemente.

¿Apoco no puedes? 

TAB 5 GENE SHARP

Los planificadores de la gran estrategia deben calcular por adelantado los modos posibles y preferibles de cómo una lucha victoriosa puede concluirse de la mejor manera a fin de impedir el surgimiento de una nueva dictadura y de asegurar el establecimiento gradual de un sistema democrático duradero.

Los demócratas deben pensar cómo debe manejarse la transición de una dictadura a un gobierno interino al final de la contienda. 

Lo deseable en ese momento es establecer cuanto antes un nuevo gobierno que funcione.

Con antelación se debe determinar cuál habrá de ser la política a seguir con los altos funcionarios de la dictadura cuando se desintegre su poder.

Por ejemplo: 

  • ¿se va a presentar al dictador ante un tribunal?

 

  • ¿Se les permitirá a él y los suyos abandonar el país permanentemente? 

 

  • ¿Qué otras opciones habrá, consistentes con el desafío político, la necesidad de reconstruir el país y de establecer una democracia después de la victoria? 

 

Se debe evitar a toda costa un baño de sangre que podría tener consecuencias drásticas sobre la posibilidad de un sistema democrático futuro.

Deberá haber planes específicos para la transición a la democracia que deberán ser aplicados cuando la dictadura esté debilitándose o se derrumbe. 

Estos planes ayudarán a impedir que otro grupo capture el poder mediante un golpe de estado. 

También se requerirán planes para la institución de un gobierno constitucional democrático, con plenas libertades políticas y personales. 

No deben dejarse perder los cambios ganados a un precio tan alto por falta de planificación.

Como una consecuencia de tal desafío y no-cooperación ejecutados inteligentemente y con participación masiva todo el tiempo, los dictadores se quedarán sin poder y los defensores de la democracia habrán triunfado sin violencia. 

La dictadura se habrá desmoronado ante la población desafiante.

No todos los esfuerzos en ese sentido triunfaran, y en especial, nunca lo harán fácilmente, y sólo rara vez pronto. 

Debemos recordar que tantas son las guerras militares ganadas como las perdidas.

Trabajo Preliminar para una Democracia Duradera

La desintegración de la dictadura es, por supuesto, causa de gran celebración. 

Desafortunadamente, esta no es una oportunidad para reducir la vigilancia. 

Aun en caso de que la dictadura hubiese sido desintegrada exitosamente por medio del desafío político, se deben tomar muchas precauciones para impedir que surja un nuevo régimen opresivo durante la confusión que acompaña el derrumbamiento del viejo.

Los dirigentes de las fuerzas pro-democráticas deben tener preparada por adelantado una transición ordenada hacia la democracia. 

Es necesario establecer las bases constitucionales y legales así como las normas de comportamiento de una democracia duradera.

Nadie debe creer que con la caída de la dictadura inmediatamente va a aparecer una sociedad ideal.

Amenazas de una nueva dictadura

Aristóteles advirtió hace tiempo “…que la democracia puede cambiar y convertirse en tiranía…” 

La nueva dictadura puede ser aún más cruel que la anterior y ejercer un control más asfixiante.

Cerrándoles el paso a los golpes de estado

Hay maneras de derrotar los golpes de estado que se intenten contra una sociedad recientemente liberada. 

A veces basta un conocimiento previo de esa capacidad de defenderse para impedir el intento. 

La preparación intelectual puede prevenirlos.

El primer principio básico que hay que esgrimir para defenderse contra el golpe es negarles la legitimidad a los putschistas (golpistas).

Los putschistas (golpistas) también necesitan que los líderes civiles y la población los apoye, que estén confundidos o que sencillamente se mantengan pasivos.

El segundo principio de la defensa contra el golpe de estado es el de resistir a los putschistas (golpistas) por medio de la no-cooperación y el desafío político. 

Debe negárseles la cooperación y asistencia que necesitan. 

Esencialmente, los mismos medios de lucha que se usaron contra la dictadura se pueden emplear ante la nueva amenaza, siempre que se apliquen inmediatamente. 

Si se les niega tanto la legitimidad como la cooperación, el golpe puede morir de inanición política, y se habrá restaurado la oportunidad de construir una democracia.

Dentro del gobierno central, si éste ha de seguir siendo democrático, debe establecerse una clara separación de la autoridad entre las ramas legislativa, ejecutiva y judicial.

Redactando una Constitución 

El nuevo sistema democrático va a requerir una constitución que establezca la estructura deseada del gobierno democrático.

La redacción de la constitución debe ser fácilmente comprendida por toda la población. 

No debe ser tan compleja ni tan ambigua como para que sólo los abogados u otras élites puedan decir que la comprenden. 

Para conservar el sistema democrático e impedir medidas y tendencias dictatoriales, la constitución debe ser preferentemente una que establezca un sistema federal con prerrogativas importantes para los gobiernos a nivel regional, estatal y local.

Una política democrática de defensa 

Debemos recordar que algunos grupos van a ignorar cualquier disposición constitucional en su afán de establecerse como nuevos dictadores. 

Por consiguiente, la población necesita asumir la tarea permanente de aplicar el desafío político y la no cooperación contra cualquier dictador en potencia y de preservar las estructuras, los derechos y los procedimientos democráticos.

Una responsabilidad meritoria 

Los efectos de la lucha no-violenta no son solamente debilitar y quitar al dictador, sino también dotar de poder al oprimido.

Los pensamientos expresados en este examen del desafío político o la lucha no-violenta tienen como fin tratar de ayudar a todas las personas y grupos que buscan liberar a sus pueblos de la opresión dictatorial y establecer un sistema democrático duradero que respete las libertades humanas y la acción popular para mejorar la sociedad.

Tres conclusiones principales se derivan de las ideas bosquejadas aquí:

  • Es posible liberarse de las dictaduras;

 

  • Una reflexión cuidadosa y una planificación estratégica muy meticulosa son indispensables para lograr la liberación; y

 

  • Se necesitará vigilancia, mucho trabajo arduo y una lucha disciplinada a veces a un precio muy alto 

 

Los métodos de la Acción No-Violenta 

  • Declaraciones formales
  • Comunicaciones con un público más amplio
  • Representaciones de grupo
  • Actos públicos simbólicos
  • Presión sobre los individuos
  • Drama y música 
  • Procesiones
  • Tributo a los muertos
  • Asambleas públicas 
  • Separación y renuncia

Métodos de No-Cooperación Social 

  • Ostracismo de personas
  • La no cooperación en eventos sociales, costumbres e instituciones
  • Retirarse del sistema social

Métodos de No-Cooperación Económica (1) 

  • Acción de los consumidores
  • Acción de trabajadores y productores
  • Acción de intermediarios
  • Acción de dueños y administradores
  • Acción de dueños de recursos financieros 

Métodos de No-Cooperación Económica (2) 

  • La Huelga
  • Huelgas simbólicas
  • Huelga agrícola
  • Huelga de grupos especiales
  • Huelgas industriales ordinarias
  • Huelgas restringidas
  • Huelgas de varias industrias
  • Combinación de huelga con cierre económico

Métodos de No-Cooperación Política 

  • Rechazo de la autoridad
  • No cooperación de los ciudadanos con el gobierno
  • Alternativas a la obediencia de parte de los ciudadanos
  • Acción del personal del gobierno
  • Acción gubernamental nacional
  • Acción gubernamental internacional

Métodos de intervención no violenta

  • Intervención psicológica
  • Intervención física
  • Intervención social
  • Intervención económica
  • Intervención política 

Sin miedo 

Mexicano que te dices Mexicano/a; ¿qué harás?

Defiende a tu familia y no permitas que un dictadorsucho arruine tu vida. 

TAB 1 GENE SHARP